8 razones para no usar bolsas de plástico

Es cierto que a día de hoy mucha gente ya se ha concienciado de la importancia de eliminar el plástico de su rutina diaria por los enormes prejuicios que éste presenta tanto para el ser humano como para el medio ambiente.

Esa reducción del uso de plásticos en nuestro día a día pasa inevitablemente por reducir el uso de bolsas de plástico. Y es que este uso (más bien abuso) de bolsas hechas con polietileno se ha convertido en problema en sí mismo y de una entidad tan grande, que ha ocasionado campañas de concienciación en todo el mundo.

Aún así, sigue habiendo gente que prefiere no posicionarse al respecto y continúa con la utilización de bolsas de plástico de manera habitual.

Nosotros en este artículo nos vamos a limitar a mostrar una serie de datos sobradamente comprobados que corroboran el hecho de que las bolsas de plástico se han convertido en un problema grave para la sostenibilidad del planeta, razón por la cual deberías plantearte reducir al menos su uso.

Vamos pues con estas 8 razones para no usar bolsas de plástico.

 

8 razones para no usar bolsas de plástico

 

Se fabrican con petróleo:

 Para la fabricación de bolsas de plástico se necesitan miles de toneladas de petróleo, cuyas reservas los expertos calculan que duren alrededor de 50 años. Esto ya es de por sí una razón con suficiente peso como para plantearnos reducir el uso de bolsas de plástico, pero además debemos añadir los impactos ambientales causados por la extracción de dicho petróleo.

 

Al estar hechas con polietileno son difíciles de reciclar:

 La mayoría de la gente no lo sabe y sigue cometiendo el error de echar bolsas de plástico en el reciclado del plástico. Sin embargo, las bolsas de plástico, al estar fabricadas con polietileno (material blando y fibroso), suelen enredarse en las máquinas de reciclaje, generando importantes problemas en el proceso. Por esa razón se deben reciclar en contenedores específicos, aunque resulta más complicado y caro (cuesta hasta 100 veces más reciclarlas que fabricarlas nuevas). Además no se ha llevado todavía un labor seria de educación ciudadana al respecto.

 

 Se consumen alrededor de 5 trillones de bolsas al año y solo el 1% se recicla:

El punto anterior nos lleva a este. Y los datos aquí son verdaderamente alarmantes. Nada más y nada menos que 5 trillones de bolsas de plástico son consumidas al año en todo el mundo (como para dar la vuelta al globo terráqueo 7 veces). Otro dato terrible es que se fabrican 1 millón de bolsas por minuto y que, por otro lado, solo el 1% se recicla. Literalmente, hemos infestado el planeta de bolsas de plástico.

 

Su duración es de 500 a 1000 años:

Pero lo peor es que esa infestación de la que hablábamos no solo nos va afectar a nosotros, sino que tendrán que lidiar con ella muchas de las generaciones venideras. Y es que se calcula que una bolsa de plástico necesita entre 500 a 1000 años para desintegrarse, lo que implica que los efectos de esta contaminación del planeta por plástico van a trasmitirse a nuestros descendientes como una pesada carga si no empezamos a poner remedio.

 

8razones para no usar bolsas de plástico

 

Contaminan los océanos y matan a los animales marinos:

Algunos expertos afirman que en 2050 habrá más plástico en los océanos que peces. Es una afirmación terrible, pero que cada vez tiene más visos de realidad, sobre todo si tenemos en cuenta que ya hay 8 millones de toneladas de plástico en el mar, donde se sigue acumulando en islas de basura plástica con tamaños cada vez mayores (la Gran Isla Basura del Pacífico ya triplica el tamaño de España). El Mediterráneo tampoco se libra, siendo uno de los mares más contaminados.

El resultado de todo esto es que miles y miles de animales marinos se están viendo afectados de forma dramática. Ballenas, tortugas, aves marinas, focas, peces, mueren aparecen muertos cada año con sus estómagos llenos de plástico (29 kilos de plástico encontraron los investigadores del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre El Valle dentro del estómago de un cachalote que apareció muerto en una playa de Cabo de Palos, en Murcia el pasado mes de febrero). El resultado es que el futuro de muchas de estas especies se está viendo amenazado de forma directa por el plástico.

 

Los animales terrestres tampoco se libran:

 Cada vez es más habitual que los veterinarios se encuentren con animales de granja enfermos o muertos por ingestión de bolsas de plástico, en especial ovejas, cabras o vacas, que se las encuentran en zonas de pasto y acaban ingiriéndolas.

 

Incinerarlas tampoco es la solución:

 Quizá hayas pensado que los vertederos pueden ser la solución para evitar la contaminación de los mares, pero en realidad el uso de vertederos y la incineración del plástico supone otros muchos problemas para el medio ambiente, siendo la emisión de gases tóxicos la principal de ellas.

 

Triple daño a nuestro entorno por solo 12 minutos de uso:

 Para la elaboración de cada bolsa se utiliza un cóctel químico muy peligroso y dañino para el entorno. Pero durante su uso (cuya duración es de a penas 12 minutos) las bolsas también emiten ftalato, un compuesto químico que contamina tanto a las personas como a los alimentos que consumimos. De ahí el hablar del triple daño de las bolsas de plástico: cuando se fabrican, cuando se usan y cuando se desechan.

 

Bueno y hasta aquí este repaso a estas 8 poderosas razones para dejar de usar bolsas de plástico. Hay muchas más, pero creemos que estas ocho ya de por sí tienen suficiente peso como para plantearnos cambios en nuestros hábitos y usos.

Un buen sustituto para las tan dañinas bolsas de plástico es sin duda el uso de bolsas de papel, cuya elaboración es infinitamente menos contaminante, son fácilmente reciclables y cuando se desechan a penas contaminan.

 

10 Buenas razones para no usar nunca bolsas de plástico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.